Consejos para consentir a tu coche después de la semana santa

Darle el correcto mantenimiento a tu auto es algo que seguramente hiciste antes de salir de vacaciones, pero ahora que ya llegaste, no falta un rayón o un pequeño golpe que seguramente ni cuenta te diste de cuando te lo hicieron. Por eso te traemos unos consejos, para que dejes tu auto como nuevo y listo para más aventuras.

Eliminar rayones

Los rayones de los que no te das cuenta, cuando tu auto roza con la carrocería de otro y se queda la pintura del otro vehículo, son los más fáciles de quitar, y no necesitas la ayuda de un profesional para poder sacarlo, sólo bastan pocas herramientas y un rato sin quehacer para que soluciones este problema estético de tu auto.

Lo que necesitas primero es una pasta que se llama polish y que suelen vender en tiendas especializadas para el cuidado y mantenimiento de los autos. Para poder aplicar esta pasta, es necesario hacerlo con estopa o algodón industrial, de esta manera se hace suave y no se daña la demás carrocería.

La pasta se aplica sobre el auto limpio, para que no tenga residuos ni de agua ni de aceite, y con la estopa se trata de quitar de manera uniforme la mancha, hay que recordar que debemos hacer el movimiento en dirección del raspón, de esta manera sale más rápido y el resultado es mejor.

Abolladuras en la fascia

Si te fue mal y te dejaron un pequeño golpe en tu auto en estas vacaciones, lo que te recomendamos es que, si no es tan profundo el golpe, pongas a hervir agua, y en cuanto se encuentre haciendo burbujas, es decir, su punto de ebullición, la vayas derramando poco a poco sobre la parte afectada, inmediatamente después de hacer esto, es necesario que, con un pedazo de madera y por la parte de atrás del golpe, trates de empujar la hendidura, seguramente lo harás muy fácil, pues el agua hará el trabajo de “ablandar la zona” para que sólo te encargues de acomodar el auto.

Pulir faros

Uno de los elementos del auto que más demuestran la pulcritud, los faros, y es que estos son los que más se suelen manchar, a tal grado de ponerse amarillos e impedir cierto grado de visibilidad.

Para arreglar este inconveniente no es necesario ir a un taller y que te cobren mil pesos aproximadamente, solo necesitas una pasta abrillantadora, una lija del número 1100 y una charola con agua limpia.

Para comenzar a trabajar, es necesario que la lija esté mojada y que los movimientos sobre los faros sean lineales y no circulares, después de lijar la superficie, es necesario que con otro trapo también húmedo vayas limpiando y verificando que partes faltan y cuales ya están limpias.

Después de efectuar esto, verás que el faro queda opaco, y esto es normal, ahora lo que necesita es un poco de polish, este se aplica de igual manera que con los rayones, uniforme y aplicando la fuerza necesaria para que la pasta penetre bien. Cuando termines, el resultado será un faro limpio y más claro, pero aún falta darle el brillo, y esto lo haces gracias a la pasta abrillantadora, que, con un poco, se verán como nuevos.

Esto por su puesto lo haces solamente si el auto es tuyo, pero si elegiste rentar un auto para salir de vacaciones, esto es algo de lo que no te debes preocupar, pues las arrendadoras como CorporateCAR se encargan de darte el mejor auto, así como de brindarte todas las facilidades si el auto presenta rayones o golpes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.